Gracias, por gastaros aquí unos minutos de vuestro tiempo!

24 de diciembre de 2012

Porque el amor siempre tiene ojos distintos.

Identificar la felicidad cuando está a los pies de uno, tener el valor y la determinación de agacharse para tomarla entre los brazos... y conservarla. Eso es la inteligencia del corazón. La inteligencia a secas, prescindiendo de la del corazón, no es más que lógica, y eso no es gran cosa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada